Plus Gestiona CONTA. Ganar tiempo para dar valor

El nacimiento de mi Asesoría surgió de la experiencia profesional de dos socias en el sector, ya que ambas coincidimos trabajando por cuenta Ajena en una Gestoría, donde una y otra realizamos funciones de expertos en las áreas de contabilidad y fiscalidad para empresas.

Los primeros 5 años de nuestra actividad, la ejercimos en un local bastante apartado del tránsito y poco comercial, pero subsistimos desde el principio a base de mucho esfuerzo y total dedicación con apoyo de familiares.

Transcurridos 5 años de andanza y consolidado el negocio, decidimos trasladarnos a una mejor zona. Alquilamos un local en la zona cercana al Ayuntamiento, Hacienda y Juzgados y durante los 12 años que nos mantuvimos allí, podemos decir fueron los mejores años de bonanza de nuestra andadura profesional hasta el momento.

En el año 2012 y ya después de 17 años de trabajo y experiencia,(en plena crisis mundial) invertimos en la compra de un local cercano al despacho de entonces.

Actualmente somos 5 personas que gestionan y atienden a unos 100 clientes (más o menos un 30% autónomos y un 70% pymes) en los áreas de Fiscal-Contable-Jurídico y Mercantil, abarcando igualmente a particulares sobre todo en el área de Jurídico.

En el año 2011 cuando surgió la enorme crisis perdimos aproximadamente 1/3 del volumen de facturación debido a la caída (concurso de acreedores, cierres definitivos, etc.) de los que en aquél momento eran los mejores clientes desde el punto de vista económico.

Sin embargo, mi percepción del porqué y cómo han cambiado las cosas desde nuestros mejores años de bonanza (2000-2010) a la situación actual, es debido principalmente al cambio en criterios cualitativos de nuestra cartera de clientes. Me explico: Nuestros clientes siempre han primado por encima de todo nuestro servicio, nuestra atención personalizada, el análisis y dedicación personal a resolver o mitigar sus problemas (con hacienda, con la Inspección de trabajo, etc…) en definitiva la confianza de que sus asuntos profesionales y personales se gestionaban por buenas manos y que en épocas de bonanzas hacía que no plantearan ningún cambio ni siquiera pedir presupuestos que pudieran ser más económicos, pues valorando la confianza no se planteaban si el precio que abonaban por dicha confianza era caro o barato.

A partir del año 2011 el cliente, sigue confiando en nosotros, continúa tranquilo si sabe que su negocio está en buenas manos, pero ahora no le prima la confianza, le prima el precio, y por ello, nos han apretado hasta podríamos decir casi asfixiarnos con la necesidad de bajada en los precios, bajo pena de perderlo definitivamente. Esta situación nos ha llevado a tener mayor carga de trabajo y menor volumen de facturación, factores que han influido en el ánimo de todos cuantos formamos la plantilla llegando en ocasiones a desmotivarnos y perder interés e ilusión en nuestro trabajo.

A nuestro juicio lo que ha hecho que durante 20 años nos hayamos mantenido en el mercado y que a pesar de las dos graves crisis que hemos pasado (95 cuando iniciamos la andadura y en 2011 la última) ha sido precisamente la confianza que despierta en nuestros clientes la atención personal y la dedicación a sus asuntos. También desde el principio ofrecemos a nuestros clientes el servicio de recogida y retirada a domicilio de documentación, a fin de que no tengan que desplazarse a nuestras oficinas, aunque es cierto que este plus añadido hoy día tiene poca relevancia.

Sin embargo, esta “vuelta de rosca” a la que antes me refería en la hemos tenido que cambiar para mantener al cliente que exige más y paga menos, nos ha llevado de manera inconsciente a que nos rodee el estrés, la ansiedad, a que nunca llegamos a los objetivos marcados y estemos nerviosas y esto ha hecho que a nivel personal se produzca una desatención del cliente que hemos detectado no nos lleva a ninguna parte. Ahora tenemos salas de espera, ahora no atendemos al cliente que al pasar por la calle ha visto el despacho y ha decidido pasarse a preguntar sino que debe venir con cita previa, y además, la falta de tiempo nos impide salir a tomar un café con el cliente, o simplemente pasar a visitarle y/o interesarte por esto o aquello que le preocupa, ni mucho menos ante este panorama vamos a plantearnos Salir a la calle a Captar Clientes!!

Esto debe cambiar. Lo que no sabemos es cómo: No sabemos cómo hacer para sacar el trabajo adelante sin dejar de lado nuestras funciones (más importantes) de relaciones comerciales, de asesoramiento personal, de fidelización de nuestros clientes y de captación de otros nuevos, pues la situación nos obliga a trabajar más y mejor. Tenemos más trabajo pero menos recursos.

¡PLUS GESTIONA CONTA ES LA SOLUCIÓN¡